Un 8 de agosto de 1959 nacía un tal Rubén Walter Paz Márquez en Artigas, República Oriental del Uruguay. El jugador, que pasó previamente por Peñarol (Uruguay), Internacional de Porto Alegre (Brasil), Racing Matra de París y posteriormente en la Academia, cumple 61 años y América entera lo celebra, brinda y saluda. ¡Uruguayo, uruguayo, uruguayo!

Rubén Paz, cumpleaños, Racing, ídolo, ¡Uruguayo, uruguayo, uruguayo!
Por disputar un partido en el Cilindro de Avellaneda.

Luego de que Racing pasara el peor momento de su historia en lo económico, futbolístico e institucional, como por ejemplo el descenso en el año 1983, arribó alguien revolucionario. Un club que supo ser el ejemplo para los demás y que venía de ser muy lastimado necesitaba nuevos aires, mentalidades positivas y ganadoras, y lo más importante, alguien que tome la batuta, juegue y lidere. Ese, fue el uruguayo, Rubén Paz.

Amado en toda América, pero más aún en Avellaneda, Buenos Aires, más precisamente, por la gente que concurría (y que aún concurre) a un estadio con forma de Cilindro y que refleja los colores del cielo. El celeste y blanco.

Rubén Paz y la pelota

Corría el año 1987 y llegó un jugador ganador, ese que faltaba para volver a tocar el cielo con las manos. Rápidamente, hizo honor a su apodo del “Maradona uruguayo” impuesto por un campeón del mundo como César Luís Menotti. Tan veloz y excelente fue su despliegue, que la hinchada albiceleste comenzó a amarlo.

Rubén Paz, cumpleaños, Racing, ídolo, ¡
En el Estadio Presidente Perón.

Y si, tan fugaz que al año siguiente levantaría, de la mano de otro gran ídolo académico como Alfio Basile, la Supercopa Sudamericana y la Supercopa Interamericana 1988. Si ya era ídolo, no es muy complejo imaginárselo, aún más con este gran logro. El último título internacional del club.

Rubén Paz, Uruguayo, cumpleaños, Racing, ídolo, Supercopa Sudamericana 1988
Campeón en Brasil frente al Cruzeiro.
Rubén Paz, Uruguayo, cumpleaños, Racing, ídolo, Coco Basile
Junto al “Coco” Basile.

Tras dos años excelentes, tocó emigrar a Italia para vestir la camiseta del Genoa (1989). Tan grato era el recuerdo de verlo correr, dejar tirados a los rivales o clavarla al ángulo, que en la siguiente temporada (1990) regresó para vestir nuevamente la celeste y blanca. Con el número diez en la espalda, y su apellido estampado en la camiseta, se volvió a escuchar de fondo el “U-ru-guayo, u-ru-guayo, u-ru-guayo” en las tribunas del Estadio Presidente Perón.

Golazo frente a Independiente en el año 1988.

La segunda etapa (1990-1993) no fue tan gloriosa como la primera, pero se le puede atribuir la eliminación mano a mano frente a Independiente por los Octavos de Final de la Supercopa 1992. Rubén, terminó de redondear 152 partidos y 33 goles, entre participaciones locales e internacionales, con la camiseta de la Academia.

Rubén Paz, Uruguayo, cumpleaños, Racing, ídolo, ¡Uruguayo, uruguayo, uruguayo!
Saludando a la hinchada académica.

Fue campeón uruguayo en 1979, 1980 y 1981 (goleador) con Peñarol, tricampeón (1982-1983-1984) y el futbolista de la temporada (1985) con el Internacional de Porto Alegre. Jugó en Europa (Racing de Matra de París y Genoa), disputó dos mundiales (1986-1990), pero su corazón y todo su amor están ligados y unidos a dos colores (celeste y blanco), a un escudo, a un estadio (el Cilindro), y a un solo equipo, Racing Club de Avellaneda.

Rubén Paz, cumpleaños, Racing, ídolo
¡Qué pedazo de zurda, Rubén!

¡Uruguayo, uruguayo, uruguayo!