Fundado el 25 de marzo de 1903, el club recorrió una historia de grandeza que se ve reflejada en inolvidables sucesos deportivos y sociales. En un nuevo aniversario, el saludo para todas y todos los que hacen cada día más grande a esta institución.

Racing está acá, ahí y en todas partes porque hubo muchísima gente que, a lo largo de años y años, puso tiempo y puso brazos y puso energía para que esta construcción colectiva siguiera existiendo. Desde el 25 de marzo de 1903, la voluntad de hacer la vida con otra gente se impuso ante cualquier obstáculo propio y ajeno y así fue como Racing sobrevivió a todo y se sostuvo de pie para ser lo que es hoy: un amor que cumple 116 años y lo celebra atravesando un gran momento en cuanto aspecto quiera analizarse.

La Academia es la Academia porque en la segunda década del Siglo XX brilló en todas las canchas en las que jugó y porque en esa época consiguió lo que ningún otro equipo lograría jamás: coronarse de forma consecutiva entre 1913 y 1919 y ser heptacampeón del fútbol argentino. De la mano de fenómenos como Pedro Ochoa, como Alberto Ohaco y como Natalio Perinetti, además de los títulos de 1921 y de 1925, obtuvo también doce copas nacionales que transformaron a la institución en la más ganadora en esa clase de competiciones.

Juan Carlos Salvini, Norberto Méndez, Rubén Bravo, Llamil Simes y Ezra Sued formaron en 1949 una delantera fenomenal que le devolvió a Racing el protagonismo que no había podido lograr desde el inicio de la era profesional. Campeón en 1949, en 1950 y en 1951, el equipo de Guillermo Stábile se consagró tricampeón el 5 de diciembre de 1951 en el Viejo Gasómetro, ante Banfield, gracias a un brillante zapatazo de Mario Boyé. Las alegrías de 1958 y de 1961, comandadas por Juan José Pizzuti y por Orestes Omar Corbatta, ratificarían el inmenso lugar del club en la escena deportiva nacional.

El 4 de noviembre de 1967, en el Estadio Centenario, Juan Carlos Cárdenas sacó un zurdazo tremendo que se coló en el ángulo superior derecho del arquero del Celtic Glasgow y que llevó a Racing a la cima mundial. Sí, así como suena: la Copa Intercontinental era para el conjunto de Pizzuti, que había conseguido previamente el título local de 1966 y la Copa Libertadores de 1967. La primera edición de la Supercopa Sudamericana fue el siguiente golpe de la Academia: el 18 de junio de 1988, en el estadio Mineirao y con un gol de Omar Catalán, se quedó con el torneo tras empatar 1 a 1 ante el Cruzeiro. Atrás de esa sonrisa, llegó el turno de levantar la Supercopa Interamericana frente al Club Sport Herediano de Costa Rica.

Racing supo atravesar y superar complicados momentos institucionales y, como si eso fuera poco, encontró la manera de sobreponerse a 35 años sin ganar campeonatos argentinos. En el Apertura 2001, bajo la conducción técnica de Reinaldo Merlo, lo consiguió gracias a una campaña sólida y consistente. Pero, si de logros se trata, probablemente el más destacado haya sido la recuperación de la democracia institucional a partir de finales de 2008. El club, gobernado ahora por el voto de sus socios, volvió a ser campeón el 14 de diciembre de 2014, con Milito como gran emblema de un equipo inolvidable. ¿Se regalará para este aniversario un nuevo galardón con Lisandro López como bandera?

Fuente