Racing cayó ante el Lobo en La Plata y cada vez da más la sensación de ser un equipo irregular. Hasta el momento, la Academia lleva 2 victorias y 2 derrotas en el torneo, a veces jugando bien, a veces jugando aceptable y a veces jugando pésimo.

El partido de anoche comenzó parejo, pero jugadas puntuales hicieron que el desarrollo sea favorable a Gimnasia. El Lobo encontró los goles a través de un córner, un penal y un excelso tiro libre de Brahian Alemán. La Academia, por su parte, no generó nada en ataque y sólo llegó al gol con una jugada individual de Copetti en la que el 9 recibió un pelotazo y, a pura potencia y fortaleza física, le ganó a toda la defensa rival. El goleador fue de lo poco rescatable.

De mitad de cancha para atrás fue una actuación deplorable del equipo de Gago, ni siquiera Sigali se salvó. Los centrales estuvieron desordenados, salían a destiempo y cometían errores como si nunca hubiesen jugado juntos. El técnico quiso jugar con 5 defensores y con Mena en una posición extraña. El planteo no le salió para nada bien. Chila Gómez, por su parte, tuvo su peor partido desde que juega en Primera.

El esquema elegido por Gago también influyó en la faceta ofensiva de Racing. El equipo quedó muy dividido y Copetti quedó peleando solo arriba. Quizás el más participativo de los volantes fue Matías Rojas, pero ni bien comenzado el segundo tiempo debió salir por lesión. Es una lástima que cuando el paraguayo al fin está mostrando el nivel que se le exige desde hace 3 años, no pueda tener continuidad. En su lugar entró Vecchio, quien volvió a generar ilusión sobre lo que pueda aportar con su notable categoría.

Cuando Alemán puso el 3-1 en el marcador, Racing se cayó definitivamente y no volvió a meterse en partido. Gago buscó una solución metiendo a Cardona, quien volvió a mostrar una pésima condición física. Da para pensar si el colombiano no debería ser apartado del primer equipo hasta que esté a la altura. A 5 minutos del final y con el encuentro prácticamente perdido, al entrenador le pareció que era buen momento para hacer debutar al juvenil Nicolás Meaurio, incomprensible.

Nota por Facundo Galván