Racing cayó, como local, ante River por 2-1 en la última fecha de la Liga Profesional de Fútbol. En el Estadio Presidente Perón, el arbitraje fue impartido por Pablo Echavarría.

El dolor es inmenso. No hay una sola pizca de alivio que pueda aparecer para calmar lo que se vivió ayer en Avellaneda. Se podrá repetir por días, semanas, meses, quizás años y no le podremos encontrar la vuelta. El campeonato, caprichoso campeonato, decidió simplemente que no quería quedarse en el Cilindro. Sin embargo, habrá que lamerse la herida y afrontar en un puñado de jornadas, un partido ante Tigre para ver quién se enfrenta a Boca Juniors, por el Trofeo de Campeones.

Racing salió como siempre. Salió a llevarse por delante a su rival. Ese River que siempre le fue esquivo. Pero para levantar el campeonato había que ganar, no importaba quien estuviera. Matías Rojas puso a prueba a Armani, pero el Millo hizo lo propio con Gabriel Arias quien tuvo que recoger el guante dos veces, antes del entretiempo, para seguir con esperanza.

En el complemento, un penal por falta sobre Enzo Copetti en el área, le permitió a Rojas romper el cero. Boca ganaba de local, pero la Academia, por el momento, cumplía con su parte. Sin embargo, los últimos diez minutos fueron un guion de Roberto Fontanarrosa. Una montaña rusa de emociones.

El empate de River y el de Independiente, casi al unísono, convirtió el ambiente en una caldera. La moneda en el aire no sabía dónde caer. La suerte le hizo un guiño a la Acadé, quien se encontró con un nuevo penal sobre el final para escribir la historia. Sin embargo, Armani, quien no suele atajarlos, se lució ante Jonathan Galván quien no remató de la mejor manera. El golpe se sintió y en una contra que agarró mal parado al equipo de Fernando Gago, Miguel Borja, de nuevo Borja, puso fin a las aspiraciones.

Racing se quedó a las puertas de una nueva estrella. Seguramente fue el equipo que mejor jugó durante todo el torneo, en promedio. Pero no se gana con merecimiento, sino con goles y con una pizca de suerte. Tuvo todo para hacerlo y no pudo. Habrá que barajar y dar de nuevo, porque Tigre, espera en el horizonte.

Síntesis:

Racing (1): Gabriel Arias; Iván Pillud, Leonardo Sigali, Gonzalo Piovi, Eugenio Mena; Leonel Miranda, Aníbal Moreno, Carlos Alcaraz, Matías Rojas, Enzo Copetti y Johan Carbonero. DT: Fernando Gago.

River (2): Franco Armani; Andrés Herrera, Leandro González Pirez, Javier Pinola, Milton Casco; Enzo Pérez, Agustín Palavecino, Esequiel Barco, Pablo Solari; Lucas Beltrán y Miguel Borja. DT: Marcelo Gallardo.

Goles: ST 10′ Matías Rojas, de penal (RA); 35′ Miguel Borja (RI); 49′ Miguel Borja (RI).

Cambios: Facundo Mura por Iván Pillud; Gabriel Hauche por Matías Rojas; Jonathan Galván por Johan Carbonero; Maximiliano Romero por Leonel Miranda; Nicolás Oroz por Carlos Alcaraz.

Estadio: Presidente Perón.

Árbitro: Pablo Echavarría.

Nota por Manuel Cabrera