Racing empató ante Barracas Central sin goles en uno de los peores partidos de la Era Gago. La Academia no aprovechó la caída del líder y continúa a cinco unidades.

El equipo de Fernando Gago llegó a Floresta en busca de los tres puntos que lo acerquen a Atlético Tucumán; pero cuando Racing depende de Racing ya todos sabemos el final de la historia. El entrenador retocó el equipo e incluyó dentro del 11 titular a Iván Pillud, Lucas Orbán, Gonzalo Piovi y Maximiliano Romero.

La Academia planeó un partido y jugó otro. Un Barracas Central que, ayudado por el pésimo estado del campo de juego, se colocó detrás de la línea de la pelota y cortó los circuitos de fútbol por dentro obligando a Racing a llevar el juego por las bandas, algo que claramente nubló al equipo.

En la primera parte, se vio un equipo pensante y dueño de la pelota pero sin creatividad a la hora de atacar; con poca gente en el área cuando llovían los centros aéreos y jugando el partido que quería el local. Sumado a esto, hay que remarcar que quien fue el más cuestionado post empate contra Tigre, el sábado salvó a Racing de un nuevo papelón; Chila Gómez se vistió de héroe en la primera llegada de peligro del Guapo despejando un cabezazo a quema ropa.

En el complemento se esperaba un Racing que vaya a buscar el resultado y que mejore en cuanto a lo futbolístico, pero no solamente que eso no ocurrió, sino también que la actuación en la segunda mitad del encuentro empeoró. No hubo movilidad, transiciones lentas con la pelota que iba y venía, de lado a lado, sin lastimar a nadie. Todo fue un tiro al aire y esperar un regalo del cielo que justamente lo tuvo en los pies de Matías Rojas, que erró un gol hecho dentro del área chica. Con el correr de los minutos Racing agudizó su actuación; Moreno errático y corriendo para todos lados sin sentido, Miranda y Alcaraz desaparecidos completamente del partido y Hauche estancado por la banda izquierda, algo que todos ya vimos que no funciona pero el DT insiste.

Los cambios de Gago fueron una incógnita. Mandó a la cancha a Chancalay, otra vez, de pésimo partido, metió a Jonatan Gómez a sólo cinco minutos del final; realmente inexplicable las modificaciones del entrenador académico. Por otra parte, Chila mantuvo el arco en cero tras estupendas respuestas en reiteradas ocasiones que si no hubiese sido por él, el resultado final habría sido otro.

Una floja actuación del equipo en vísperas del clásico ante Boca. Racing deberá meterse en la cabeza que al hincha no le alcanza con “competir”, se acabó la paciencia de muchos y el próximo partido será crucial para ver para qué está el equipo. El conformismo de algunos pareciera que se trasladó al equipo en un campeonato donde sale campeón el menos malo.

Nota por Pedro Ladanaj