La Quinta División académica cayó 5-0 frente a Vélez, en la final de la Superliga de Inferiores. Los goles fueron de Mateo Pellegrino (X2), Lucas Rebecchi (X2) y Patricio Pernicone.

El River Camp fue el escenario donde se enfrentaron los dos mejores de la categoría 2001. La Academia ganó su zona tras sumar 30 puntos en 13 partidos jugados (9G,3E,1P). Mientras que, el Fortín terminó primero en su zona con 28 puntos producto de 8 victorias, 4 empates y una derrota.

Los 11 de La Academia para afrontar el compromiso final.
La formación del conjunto de Liniers en la final. Gentileza: Prensa Vélez.

Los primeros 20 minutos fueron muy parejos. Desde el principio, ambos equipos mostraron su ambición y tuvieron chances para abrir el marcador. La primer situación fue del Fortín, apenas a los 2 minutos de juego. Lucas Rebecchi remató de zurda y el tiro se fue muy cerca del palo derecho.

Luego, Racing empezó a responder. A los 12′, Yamil García desbordó por derecha, tiró el centro y Leandro Godoy no llegó a conectar bien. 14 minutos más tarde, La Academia volvió a lastimar mediante la misma fórmula. García se escapó de sus marcadores y asistió a Godoy que definió por arriba del arquero, la pelota rebotó en el 1 de Vélez y se fue al córner.

Cuando La Academia parecía imponerse en el juego, se produjo la apertura en el marcador. El lateral derecho velezano Sergio Ulibarri desbordó y centró para Mateo Pellegrino que, con un gran cabezazo, puso el 1-0. Pero, eso no fue todo. 4 minutos después, Fernando Prado bajó en el área a Isaias Barroza y el arbitró cobró penal. Patricio Pernicone, el número 6 de Velez, ejecutó desde los 12 pasos y no perdonó. De esta manera, Racing, en una ráfaga, se encontró en seria desventaja y se fue al entretiempo sin consuelo.

Tras un cierre de primer tiempo para el olvido, Racing debía descontar rápidamente para ponerse en partido. Sin embargo, Velez no dio tregua y golpeó de entrada. Apenas a los 3 minutos del complemento, Mateo Pellegrino captó un rebote en el área y estableció el 3-0 parcial.

A partir de este gol tan prematuro, se dio el quiebre definitivo en el partido. Vélez empezó a dominar de manera clara el desarrollo del encuentro y Racing decayó drásticamente. Tal es así que el conjunto de Liniers estiró aun más su ventaja en el marcador. Lucas Rebecchi, primero a los 21 y luego a los 34, aprovechó serios errores en la defensa académica y con su doblete sentenció el 5-0 final.

De esta forma, Racing cayó con total justicia ante un rival que supo manejar los tiempos y aprovechar sus errores en la faceta defensiva. Aun así, el resultado final no empaña el gran desempeño de los dirigidos por Javier Molinari, que alcanzaron una instancia a la cual ninguna división accedía desde el 2005. Además, para tener una real dimensión del gran trabajo de Molinari, ni más menos que 7 jugadores de la Quinta serán promovidos a Reserva.

Ahora lo que sigue, tras la salida de Molinari a Santamarina de Tandil, será mantenerse en la misma linea de formación y competitividad. Pero, sin equivocar los caminos. Puesto que, lo que hace verdaderamente a un club formador no son los títulos sino las enseñanzas y los valores inculcados a los mas jóvenes.