Racing venció a Atlético Tucumán por 2-0 y logró permanecer en la zona de clasificación a la Conmebol Sudamericana del año próximo.

La primera victoria del ciclo Gago llegó en un momento clave. En medio de una semana turbulenta en el mundo académico y tras dos derrotas consecutivas en los primeros encuentros al mando del nuevo director técnico; otra caída hubiese significado un murmullo innecesario pero inevitable.

Así es como la poca experiencia del entrenador y su flojo paso por Aldosivi reducen su permeabilidad ante las críticas a un nivel muy pequeño, que solo se puede revertir con resultados inmediatos. Algo que necesita tanto Racing para pelear por objetivos importantes en el 2022, como ”Pintita” para poder consolidar su idea de juego y transmitir confianza dentro del plantel.

Sin embargo, tras casi un año de caminar a la deriva futbolísticamente, la producción dentro del campo de juego parece tener otra intención, y no solo eso, sino que a los jugadores se los nota realmente convencidos.

“El equipo necesitaba ganar, lo merecíamos, empezamos a creer de nuevo en una idea. El entrenador está mandando un mensaje claro y nosotros estamos poniendo lo nuestro”, declaró Matías Rojas apenas finalizó el partido en Tucumán.

El rendimiento del equipo:

Ahora bien, en cuanto al encuentro de anoche, el rendimiento colectivo decayó bastante, sobre todo en el primer tiempo. Ante un rival débil, a Racing le costó generar chances de peligro y poder encontrar soluciones en campo rival para desordenar al bloque defensivo de Atlético.

De todos modos, después del gol de Correa, el panorama fue distinto. El equipo de Gago empezó a encontrar más espacios por los errores en la presión y los retrocesos del rival y terminó cerrando una correcta segunda etapa con muy buenos rendimientos de Eugenio Mena y Matías Rojas.

El ciclo acaba de empezar, aún hay muchas cosas por consolidar y las vacilaciones en las producciones colectivas son normales en estos momentos. Cambios de sistema, de futbolistas y de estrategias. Los primeros encuentros no significan una verdad absoluta sobre lo que vendrá en el futuro; pero si develan algunos indicios, que al menos hasta ahora son interesantes.

Nota por Bautista Cabral