Un día como hoy, pero hace 21 años, un grupo de hinchas de Racing inauguró la primera cancha del predio Tita Mattiussi y encaminó una reconstrucción institucional a base de esfuerzo y amor por el club.

Cada 9 de julio el país celebra el Día de la Independencia, pero para los académicos esta fecha representa algo mucho más especial que eso. Fue cuando nació el tan divulgado sentido de pertenencia, gracias a la incontable cantidad de fanáticos que pusieron su granito de arena para hacer una institución más grande.

Este grupo de fieles, supo convertir una imagen desoladora en algo de lo que todos los hinchas de Racing pueden sentirse orgullosos. Transformaron un baldío en la cuna de sueños de cientos de chicos y chicas. Y eso es algo sin precedentes. No por nada, el eslogan del proyecto era: “Único en el mundo. Hecho por su gente”.

Hoy en día, ese terreno que estaba plagado de yuyos, piedras, chapas y restos de todo tipo, es el lugar de formación de las divisiones juveniles de distintos deportes y donde se entrena el plantel profesional de fútbol. Además, es el espacio de reunión de multitudes académicas que comparten su pasión.

El predio Tita Mattiussi, que fue nombrado en honor a la gran madre que tuvo Racing, es el símbolo de la refundación que atravesó La Academia después de aquel fatídico lapso de quiebra y gerenciamiento. Sin dudas, es un ámbito donde se respira amor por la camiseta y orgullo de formar parte del club.

Nota por Bautista Cabral