Un día como hoy nacía uno de los mejores marcadores centrales del fútbol argentino y de la historia de Racing. “El Mariscal” cumpliría 78 años. 

Perfumo y la pelota

El 3 de octubre de 1942, nació en Sarandí uno de los referentes de la historia más rica de Racing. Un defensor aguerrido, temperamental, fino y de la filosofía de “pasa la pelota o el jugador, las dos nunca”.  

Su carrera como futbolista comenzó en un pequeño club de barrio llamado Pulqui, donde dio sus primeros pasos en este deporte que tanto nos hizo disfrutar. Desde ese momento, tuvo pequeñas apariciones en las inferiores de Lanús, Independiente y River hasta que llegó al lugar donde se convertiría en el ídolo recordado por todos los hinchas: Racing. 

Perfumo en el Cilindro

En 1964, de la mano de Juan José Pizzuti, Perfumo debutó en la Academia como compañero de Federico Sacchi en la zaga central. En sus comienzos, su rendimiento no era el esperado, por lo que pensó reiteradas veces en retirarse, aunque afortunadamente para todos los amantes del fútbol, Pizzuti lo logró motivar y lo convirtió en uno de los referentes de su equipo. 

Perfumo escribió el capítulo más grande de la historia del club, siendo una pieza fundamental en el “Equipo de José” que se coronó campeón del campeonato de 1966, la Copa Libertadores de 1967 y la Copa Intercontinental del mismo año. Para “El Mariscal”, el equipo dirigido por “Tito” fue el mejor plantel que integró en toda su carrera: “Su principal virtud era el coraje, una cosa fabricada y mantenida por Pizzuti. ¿Cómo lo hacía? Nos cagaba a pedos a todos. Era garrote, garrote y garrote. Pedía que los mediocampistas metieran 20 goles por año” , manifestó Perfumo en una entrevista con El Gráfico. 

Perfumo en El Gráfico

El defensor de la Academia permaneció en el club hasta 1971, sumando 232 partidos y 14 goles. Luego de ese año, continuó desplegando su fútbol en equipos como Cruzeiro y River, donde también dejó una huella. Recién en 1991, los caminos del “Mariscal” y Racing se volvieron  a cruzar, pero esta vez con él como entrenador. Sin embargo, su ciclo como DT no fue tan bueno y quedó más marcado por una pelea con el ídolo del equipo Rubén Paz, que por su forma de jugar. 

En sus últimas décadas formó parte de distintos programas radiales y televisivos donde hablaba de lo que más sabía: fútbol. El 10 de marzo de 2016, el mítico defensor central de Racing y del fútbol argentino partió hacia mejor vida dejando un recuerdo imborrable en la memoria de los hinchas. 

Perfumo y la celeste y blanca

Un amante del fútbol, un magnífico en la defensa y un enamorado de Racing. Roberto Perfumo forma parte de la historia dorada de la Academia y es uno de los más grandes responsables de que hoy la institución sea: “El Primer Grande”. 

Nota por Bautista Cabral