Lisandro López, el ídolo académico, cumple 39 años y hacemos un repaso de su carrera futbolística.

El 2 de marzo de 1983 nacía en Rafael Obligado, Buenos Aires, quien años después se convertiría en uno de los tantos ídolos académicos. Surgió en el Club Newbery, para luego comenzar las inferiores en el club que más lo marcó a lo largo de su extensa carrera.

Debutó profesionalmente el 14 de junio de 2003, en un empate 2-2 ante Vélez, con tan sólo 20 años. Lisandro ingresó faltando 5 minutos y allí comenzó una historia de amor eterno entre el “15” y el pueblo racinguista. Un año más tarde, el delantero sería el goleador del campeonato con 12 tantos para luego desembarcar en el fútbol portugués, más precisamente en el Porto.

Tras dejar su huella en importantes equipos como el Olympique de Lyon y el Internacional de Porto Alegre (también tuvo un paso por Al-Gharafa de Qatar), volvió a Avellaneda para intentar lograr el sueño de su vida: salir campeón con Racing.

El 9 de diciembre de 2015, puso la firma y regresó al club que lo vio nacer. Luego de su retorno tras 11 años, le convirtió un golazo de chilena a Independiente para silenciar a los vecinos.

El sueño de Lisandro, el sueño de todos

Licha López y la consagración de la Superliga 2018/19.

Pero la gloria máxima estuvo en la temporada 2018-19 donde Racing salió campeón con Lisandro López como máximo referente del plantel y con Eduardo Coudet en el banco de suplentes. Terminó como goleador del campeonato con 17 tantos y fue premiado como el mejor delantero, goleador y mejor jugador por la Superliga. A raíz de su sacrificio, su amor por los colores, el hincha de Racing se enamoró de Licha. Para cerrar un 2019 mágico, la Academia se quedaría con el doblete copero tras vencer a Tigre en la final del Trofeo de Campeones por 2 a 0, disputado en Mar del Plata.

Luego de un paso fugaz por el Atlanta United de Estados Unidos, nuevamente se pondría la camiseta de su amado club con 38 años. El 11 de diciembre de 2021, el ídolo jugó su último partido con la celeste y blanca, para ponerle un cierre a lo futbolístico.

Gracias Licha por las alegrías vividas, por los momentos mágicos en el Cilindro y por representar el escudo como cualquiera de nosotros. “Lisandro es de Racing, de Racing de verdad”.

Nota por Pedro Ladanaj