El jugador surgido de las inferiores de club y que está en La Academia de Puerto Cabello de Venezuela, habló vía WhatsApp con Brian Lorea y recordó su dura lesión, su ida, el pasado y el presente del Predio Tita, la actualidad de la institución, si lo favorecería jugar en este buen momento económico, su deseo de volver y lo que extraña del mismo.

Lihué, acerca de su lesión dijo: “Venía subiendo mí nivel y ganándome la titularidad. Jamás se me cruzó por la cabeza dejar el fútbol. Mi objetivo era recuperarme bien para estar de vuelta”. Además, sobre su ida del club agregó: “En ese momento estaba Caruso (Lombardi). Cuando llegó, estaba volviendo de la lesión y me costó agarrar el ritmo. Por eso, me comunicó que no me iba a tener en cuenta. Me dolió porque no quería irme”.

Luego, describió el antes y el después del Tita: “Lo fui a ver el año pasado y es increíble lo que mejoró. Los juveniles tienen que aprovecharlo y disfrutarlo. En mi época era todo distinto, no había muchos materiales. Solamente había una sola cancha que estaba buena y era en la que jugábamos los sábados”.

Prichoda, analizó la actualidad institucional de Racing: “Es un club modelo. Todos los jugadores hoy en día quieren estar y eso significa que la dirigencia hizo un gran trabajo y apoyó el proyecto de los juveniles”, y sobre si le sería favorable esta situación exclamó: “Se me haría fácil, pero después hay que ganárselo dentro de la cancha. Cuando yo estaba no te pagaban nunca o te daban cheques sin fondo, nadie quería venir y no era fácil estar. Me siento orgulloso de haber jugado en un grande y demostrar que pude estar a la altura”.

Para finalizar, el volante manifestó su deseo de pegar la vuelta: “Siempre lo digo y lo sigo sostengo, mi sueño es volver a donde salí, más en este momento que está pasando el club”, y acerca de lo que extraña afirmó: “A la gente. Es increíble. No lo viví en ningún lado más ese sentimiento. Se merece todo lo que está pasando el club”.