“Pancho” pasó por el Instagram Live de Magia de Gol y charló con Brian Lorea sobre el campeonato del 2001 y jugar post navidad, las mañas/cábalas de Mostaza Merlo, el último clásico de Avellaneda, la locura de los hinchas de Racing y Diego Milito como jugador y Secretario Técnico.

El ex defensor describió el Racing de 2001: “Era un grupo increíble, muy humano y enfocado en un solo objetivo que era ganar el título. La gente se contagiaba de la confianza que trasladábamos en el campo de juego”, y agregó sobre jugar después de navidad: “El partido final lo jugamos dos días después. Recuerdo que tuve que irme a las 00.30 del 25 a dormir para luego entrenar pensando en que esa final iba a ser histórica para todos nosotros. Después, festejamos el doble el 27 y en año nuevo”.

Francisco contó las mañas de Merlo: “Era un personaje, nos reíamos mucho sobre como manejaba las charlas. Era muy cabulero. Tenía muchas cábalas, como la de diagramar algunas jugadas en la pared con los dedos o gritar cosas en el colectivo cuando llegábamos a cierta parada”.

En cuanto al último clásico de Avellaneda exclamó: “Lo viví desde la cancha con mis hijos y al principio, cuando nos echaron a los dos jugadores, el panorama era muy difícil, pero a la vez eso te da fuerzas para salir adelante. El equipo se puso a defender, todos tiraban para el mismo lado y terminaron con el triunfo cuando no había muchas herramientas para buscarlo, ganar un clásico así fue una locura. Nunca ví a tanta gente gritar un gol estando en la grada”.

Maciel destacó a la hinchada académica de esta manera: “La gente de Racing es increíble. Muchos me paran en la calle y me hablan de fútbol. Me quedaría todo el tiempo hablando con ellos. La gente agotaba las entradas y hacía diez cuadras de cola para estar en el partido”.

Por último halagó a Diego Milito: “Cuando llegué al club me sorprendió la técnica que tenía para jugar, siempre decía que juegue varios partidos que la iba a romper. Tuvo una carrera exitosa, que hizo que lo idolatren más en el mundo que en Racing. Regresó en 2014 para ser campeón y hoy siendo director deportivo, la idolatría del hincha hacia él es mucho más grande”.