A través de las redes sociales de La Academia, los hinchas pudieron enterarse de la dolorosa partida de Carlos Squeo, quien representó al club en más de 300 ocasiones. También fue parte del cuerpo técnico con el que Miguel Brindisi dirigió el rumbo del club en la década del 90.

Nació el 4 de junio de 1948 en Dock Sud (provincia de Buenos Aires). Su debut futbolístico en la Primera División fue en La Academia en 1969, año en que Racing llegó a las semifinales del Torneo Metropolitano.

Durante toda su trayectoria, ya sea desempeñándose como marcador de punta derecho o mediocampista, su obsesión pareció ser la de quitarle el balón a los rivales. Muy querido y respetado por los hinchas, poseía una gran personalidad, era vehemente pero leal, esforzado, incansable y absolutamente solidario para con sus compañeros. Tenía además un gran remate de media y larga distancia lo que provocó que en 306 partidos disputados en el Primer Grande, convirtiera nada menos que 36 goles.

En su primera época permaneció en Racing hasta 1972. Luego de un año en Vélez retornó permaneciendo hasta 1977. Su tercer período en la institución se dio en 1984, con Racing disputando el torneo de Primera B. Disputó con la camiseta celeste y blanca 308 encuentros (264 en Primera y 42 en el ascenso) en los que marcó 36 goles (34 de ellos en la principal liga del país).

También jugó en Boca Juniors, Loma Negra (Olavarría), Belgrano e Instituto (Córdoba), Oro de Jalisco (México), Dock Sud y Alumni de Villa María (Córdoba), donde se retiró de la práctica activa del fútbol en 1987.

Su rendimiento superlativo le valió la convocatoria a la Selección Nacional, formando parte del plantel que disputó el Mundial 1974 en Alemania.

Volvería años más tarde a la institución en un nuevo rol, fue ayudante de campo de Miguel Brindisi (con quien coincidiera en Racing en 1984) allá por 1995, para cerrar aquel Torneo Apertura.

Dirigieron a Racing en 24 oportunidades, con un saldo de 11 triunfos, 5 empates y 8 derrotas. Sin dudas, la más resonante de las victorias fue el recordado 6-4 ante Boca en la Bombonera.