7 de marzo, Día del Hincha de Racing, todos se abrazan y felicitan pero…¿Qué celebramos?

Hace 21 años el club estaba en quiebra, a la deriva y el horizonte se teñía de negro. Tres días antes la síndico Liliana Ripoll había pronunciado las palabras más dolorosas que un hincha de fútbol podría escuchar o soportar: “Ha dejado de existir Racing Club Asociación Civil”.

Lo que la síndico no sabía es que el amor no desaparece, es un sentimiento intangible que perdura por la eternidad. Y así, con los corazones rotos, miles de hinchas quedaron destrozados pero como mencioné antes, el amor así como la eternidad no fallan.

7 de marzo de 1999, una multitud en el estadio. Rezos, promesas, llantos y gritos. La demostración de amor más fiel que podía darse, la que sale del alma. No es necesario aclarar lo que ya se sabe y mucho menos lo que se siente, si leés esto sentís lo mismo que yo y que aquellos mártires que le pusieron el pecho a esa situación.

Lo genuino siempre sale del corazón, sin esperar nada a cambio. La gente se reunió para amar a Racing, mucho más en las malas y con el dolor en la mano, por que sí, por que aunque alguien diga tan friamente que Racing no existe la realidad es otra, no se ve sino que se siente.

Racing vive por que tiene en el corazón lo necesario para hacerlo, el amor de su gente. No hay fuerza más poderosa que esa y no habrá demostración tan fidedigna como aquel 7 de marzo de 1999.

¡Felíz día a todos los hinchas de Racing! En ustedes y por ustedes este amor nunca se quebró…