El jueves el exCoordinador de Boxeo del club dialogó con Planeta Racing y contó cómo empezó la actividad, lo que le costó obtener los materiales y también sobre la pandemia.

“Hace dos años que estoy instalado en San Luis, pase mucho tiempo en el gimnasio y la verdad tengo los mejores recuerdos. Sigo el día a día de la actividad a distancia. Conozco a los chicos, se de sus formas de laburar, a muchos los conozco hace más de tres años así que sé el potencial que tienen”, expresó Oppedisano al iniciar la charla en Instagram Live.

Es una situación particular en el mundo debido a la pandemia de Coronavirus y en este sentido el exCoordinador no es ajeno: “En San Luis no tuvimos ningún caso de COVID-19. La provincia se maneja con terminaciones de D.N.I por esto estamos muy bien. Yo en particular estoy muy tranquilo, disfruto cuando tengo que estar en casa y sino me voy a entrenar, allá arriba en las sierras o dónde pueda ir a moverme un poco”.

Desde el 2018 que Diego se alejó del Boxeo en Racing y junto a su familia se radicó en San Luis donde se ocupa de algo distinto al ring: “Mi cargo en el hospital es Licenciado en Bioimágenes (radiólogo), soy el que más expuesto está ya que tengo que ir todos los días. Está todo cerrado, yo vivo en Carpintería, a cinco kilómetros antes de Merlo. La zona está cerrada y no entra ni sale nadie que no quiera el tránsito del lugar. Tengo la suerte de estar en un lugar dónde puedo disfrutar el paisaje, las sierras, el aire, me gusta mucho es un lugar maravilloso”.

En lo que se refiere a boxeo, Diego expresó: “En el año 2009 Juan Brignone hizo el bautismo de fuego, ahí en el viejo gimnasio que teníamos (dónde está el vestuario del Fútbol Masculino), fuimos todos obviamente. Además vinieron Dardo Garcia, Lucas Aveldaño y Pablo Migliore. Yo empecé a ir siempre, me gustaba antes el deporte y ahora en Racing ¿Que mejor no? Porque estoy en mi casa. Estuve hasta 2010/ 2011 entrenando siempre recreativo, después me tuve que ir por temas laborales, no me daban los horarios, volví en 2012 cuando Juan agarró la coordinación de los demás deportes del club. Me dijo ‘necesito alguien de confianza en boxeo’ y obviamente ni lo dudé en arrancar en octubre, pero pasó lo de Nicolás Pacheco en Villa Del Parque y hubo que cerrar porque no era el momento de seguir con la actividad. Más tarde, en junio me encuentro con Juan, y me dice ‘vamos a arrancar de vuelta’ y bueno, volvimos”.

En relación a como se desarrolló la actividad, Oppedisano expresó: “De a poco se fue armando una linda familia y empezó a ‘picar’ la idea de competir, porque es un deporte y todo muy lindo pero el mismo te lleva a la competencia, el boxeo es como el fútbol, vos podés entrenar pero sino tenés un arco del otro lado te vas a aburrir. Comenzó Sebastián ‘El Ruso’ Giulini, tenia un potencial muy bueno, para nosotros en ese momento era Mayweather, aparte era un tipo que se dedicaba mucho. La semana pasada se cumplieron seis años del primer torneo que tuvimos. De ahí se fueron sumando más y dividimos la actividad en los que competían y los que entrenaban de manera recreativa, mucha gente venía para bajar de peso terminó subiendo al ring”.

El comienzo de la actividad fue difícil y así lo recordó el exCoordinador: “Al principio fue complicado porque no había materiales. Uno de los logros de mi gestión fue que se adquirieron todos los materiales del club, antes cada profe venía, traía sus cosas, se peleaba con el club porque no le pagaban, se iban y se las llevaban. Empezamos con unas bolsas que todavía siguen estando ahí (salieron muy buenas) de una lonera de camión, las fuimos armando, el ring estaba al ras del piso, lo elevamos porque queríamos ver el movimiento de pies de los boxeadores. Tener los recursos sin dudas es uno de los tres mejores logros, en el puesto número uno está haber formado una linda familia, donde hay mucho respeto, una muy buena comunicación con los profes y con los chicos de la Subcomisión. En el puesto dos es verlos triunfar mucho. Hoy cuando un club dice “voy a pelear contra uno de Racing” se ve un respeto que antes no existía. En la institución es sólo fútbol y atrás, muy atrás venimos tirando los demás deportes. Por eso el respeto que nos tienen los demás clubes está en segundo lugar, y haber llegado a estar entre los cinco mejores gimnasios de capital y el gran Buenos Aires.

Por otro lado, Oppedisano contó los momentos duros del boxeo: “Hubo una pelea donde tiramos la toalla con un chico por cuidado físico, pasamos un mal momento y podíamos haber terminado mal. Eso fue muy duro, de tensión. Pero momentos en que quise tirar la toalla no porque soy muy terco y voy a seguir insistiendo hasta el final”.

Sobre el apoyo de Racing a la actividad Diego opinó: “Desde el club hubo un lindo apoyo a principios de 2009, se le dio mucha bolilla al boxeo y se hicieron dos eventos en el Polideportivo donde se llenaba de gente. Después se cayó la parte política y cada vez que hay elecciones siempre hay un movimiento. Hasta 2018 hubo un porcentaje de acercarse un poquito más, en este porcentaje uno también golpea la puerta y golpea fuerte, sin llegar a discutir pero uno va al frente ‘vos me prometiste esto, yo te traje los 50 alumnos porque vos me dijiste que si yo te traía 50 chicos vos me ibas a dar esto, dámelo’. El surgimiento de la Academia Horacio Accavallo, fue cien por cien de Juan Brignone. Un día nos cuenta que quería armar su sueño y bueno armó esto, busco un boxeador hincha de Racing y justo se da que Horacio Accavallo es campeón del mundo e hincha de Racing. Se subió al ring con una bata del club a pelear la final. Le hicimos un homenaje en el club con un placa, vino el hijo y presentó su libro”.

Nota por Rosa Zurita