Se hacían las 9 de la mañana en Avellaneda y el predio Tita Mattiussi pregonaba futbol; la cuarta división recibía a un Godoy Cruz envalentonado por el ultimo partido el cual ganaron, y porque Racing venia de sufrir un 4 – 0 en “La Quemita”. Pero cuando la pelota comenzó a rodar otra historia comenzó a contarse.

El primer tiempo Racing no se hallaba: dudas en los pases, en la marca y les costaba llegar al arco rival. Godoy Cruz aprovechaba pero no daba el ultimo pase de cara al arco. Recién a los 20 minutos Racing avisó con un remate esquinado del 10 Alan Ortiz, pero el equipo optaba por las jugadas largas y pelotazos que no se concretaban. El primer tiempo finalizó con un Tomba con las ganas del gol y un Racing viendo como defender.

El segundo tiempo La Academia dio un revulsivo; 5 tiros al arco en 15 minutos, todos muy cerca de interior de la red. Racing dominó esos minutos con un futbol mas vertical. A los 65’ el equipo recibió un baldazo de agua fría, un cabezazo de Godoy Cruz acabó dentro del arco cuando Racing era mas. Rápidamente el Lineman levanto la bandera anulando el gol, sin embargo Racing no volvió a ser el mismo. Los minutos restantes el partido se volvió un ida y vuelta, impreciso en la línea final de ambos lados.

En los últimos minutos parecía que el partido se igualaba en cero. 37 del segundo tiempo y un centro de Godoy Cruz deja en evidencia al delantero listo para cabecear con los defensores de Racing rendidos: esquinado abajo, Walsh, arquero de Racing termina en sus manos una jugada muy difícil. Racing casi ni asomaba en el arco pero un desborde de Alan Ortiz desplaza a varios defensores del tomba. El pase atrás del 10 encuentra a Facundo Esposito que solo tiene que empujarla al arco, el 7 se llena la boca de gol y Racing a los 89 minutos se pone por delante 1 a 0 ante el equipo mendocino.

El arbitro marca el final luego de 95 minutos jugados y Racing se impuso de local por la mínima. Ahora, la cuarta deberá enfrentar un partido difícil la semana que viene en Villa Domínico contra Independiente. Un triunfo que sirve para motivar al equipo